El reparto de la tarta de la financiación autonómica

El presidente del Gobierno, el señor Zapatero, es socialista,  un socialista de la nueva generación, socialistas que desde que tuvieron la edad de trabajar se dedicaron a la política. Es por ello que todos tenemos la inmensa suerte de poder aprender de este nuevo socialismo donde la igualdad entre los ciudadanos ha alcanzado una nueva dimensión. La ultima lección del líder del socialismo en España y parte del G-(mundo) es el reparto de la tarta de la financiación autonómica. Tomad nota del nuevo concepto de igualdad de ZP para los españoles.

El Sr. Montilla y el Sr. Chávez tienen que repartirse una tarta, una tarta que se llama financiación autonómica. Zapatero los reúne, primero a Montilla para que se asigne un trozo, pero entonces Chávez se entera y dice que él también quiere un trozo.  Como Montilla y Chávez son egoístas, cada uno quiere la porción más grande y además no quieren que los demás (presidentes autonómicos, incluyendo a Valcárcel) participen en este reparto de tarta. Como son desconfiados, cada uno sospecha que el otro hará todo lo posible para estafarlo y darle la porción más chica.

¿Cómo pueden dividir la tarta para que ambos queden satisfechos y tranquilos con la porción que les tocó?

El procedimiento es sencillo.

Primero, exigirle al Socialista mas socialista, lo digo porque Montilla y Chávez también son socialistas, es decir a Zapatero, que se calle, que no se lo diga a nadie que se van a juntar para repartirse la tarta.

Segundo, llamar a TVE, para que no comenten la noticia con el fin que no se enteren tampoco los españoles.

Tercero, Zapatero le encarga a Montilla que divida la tarta en dos porciones y que Chávez  elija cuál de esas dos porciones prefiere. De esta manera Chávez se queda tranquilo, porque toma la porción que según él es más grande; mientras que Montilla  también se queda tranquilo, porque fue él mismo quien dividió las porciones.  

El problema es que, no se sabe cómo, hay una tercera persona que se entera del reparto de la Tarta de la financiación autonómica  entre  Montilla y Chávez, y entonces ella también  quiere participar en el reparto. Estamos hablando de la Sra. Aguirre.

¿Ahora qué pasa si la tarta debe ser repartida entre tres personas egoístas y desconfiadas?

El método anterior  ya no sirve y es necesario buscar otro.

Una posibilidad es usar un mecanismo de ofertas. Quien reparte, el señor Zapatero, va moviendo lentamente el cuchillo sobre la superficie de la tarta de la financiación autonómica, hasta que alguno de los demás, Montilla, Chávez o Aguirre diga «basta».

 

¿Pero alguno de los tres tendrá la capacidad de decir “basta”? ¿O el propio presidente?

 ¿Alguno de los cuatro se acordará de los ausentes, de los que nunca se les invita porque representan ciudadanos de segunda o tercera, según el nuevo socialismo zapateril?

 

 

Humildemente, la respuesta a todas estas preguntas es un NO. En este Estado de las Autonomías, tal y como se ha desarrollado y sobretodo degenerado, ninguno saciará su egoísmo, un sed de financiación autonómica. Ninguno tendrá en su mente, el concepto de igualdad entre los españoles, él de reparto de riqueza o él de corregir los desequilibrios sociales de los ciudadanos españoles.

 

Sr. Valcárcel coja el coche oficial, váyase a Madrid y haga una huelga de hambre en la puerta de la Moncloa si quiere un trocito pequeñito de la tarta. Pero pequeñito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s