¿MOTIVOS PARA LA ESPERANZA?

optimismoCuando en los primeros meses de la crisis subprime, algunos economistas comenzaron a levantar el fantasma de la Gran Depresión, muchos pensaron que solo eran peligrosos iluminados. Incluso la mayoria de nuestros políticos se rieron mucho. Pero hoy nos reímos mucho menos, los hechos y estadísticas confirman que es la crisis mas grave desde los años 30, y aún lo peor está por venir según vaticinan algunos economistas, con la posible quiebra de muchos estados, bancos y empresas industriales.


Hoy no es tan importante conocer la duración de la crisis como la magnitud de la debacle económica y las consecuencias directas que pueda tener. “La Gran Depresión”, que fue una crisis mundial: monetario, de los mercados de valores, de los bienes inmuebles, de crédito, de la banca comercial antes de convertirse, para  la mayoría de los países en una crisis social, política, militar y geopolítica. La Gran Depresión  proporcionó un terreno fértil para el surgimiento de ideologías extremistas. Fueron años de los brotes de antisemitismo y la xenofobia : para muchos el populismo y el extremismo surgieron como soluciones a la crisis.
 
 

 

El antisemitismo, en primer lugar, que se desencadenó en Europa.


La xenofobia, creció como las dificultades económicas y el desempleo en Europa, el odio a los extranjeros, el retorno forzoso de los trabajadores a sus países – sobre todo a Polonia – acusado de “arrebatar el pan de boca de los trabajadores.
El populismo, que se recoge en los Estados Unidos por Huey Pierce Long, senador demócrata y el gobernador de Luisiana, cuyo programa fue principalmente conceder una subvención a cada familia rural y un ingreso anual de 2 500 dólares. Su movimiento fue un gran éxito y había siete millones de miembros.                            
El extremismo, por último, que se implantó en Alemania con un partido nazi, que siendo un partido marginal en 1929, supo aprovechar la coyuntura económica de una sociedad alemana con más de la mitad de desempleados y  el episodio de hiperinflación que la precedió.

 

 

Afortunadamente, la actual crisis económica nos deja lejos de esa situación, pero sí hay algunas señales preocupantes:
 

 

 

– por ejemplo, la ola de comentarios antisemitas que se extendió por Internet después de la revelación del escándalo Madoff.

-las Huelgas, en las refinería del Reino Unido,  para oponerse a la contratación de trabajadores procedentes de Italia y Portugal.

-de la política de papeles para todos del Gobierno de ZP, a exigir unos cupos mínimos de expulsión de Extranjeros

-el populismo de algunas medidas económicas tanto en España, como en EEUU.

 

Es hora de estar alerta a aquellos que propongan “soluciones fáciles” a los problemas tan complejos de esta crisis económica.

 
En los manuales de historia, uno también  puede encontrar motivos para la esperanza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s